El turismo para España es importante y “se la juega mucho”, como afirman desde la Organización Mundial del Turismo (OMT). Somos líderes mundiales en este sector, con una aportación del PIB de más del 12% del PIB en tiempos de pre-pandemia. Pero detrás de esta cifra está la emisión de los gases de efecto invernadero y el daño que provoca sobre el medio ambiente.

Para que no se cumpla la previsión de la ONU del aumento de estos gases en un 25% en 2030, es importante que crezca el consenso y el compromiso de los últimos años de reducir las emisiones de carbono en un 50% entre los agentes turísticos.

Las necesidades de los visitantes, en equilibrio con las de la población y el entorno

Transformarlo, reactivarlo y ser líderes en turismo sostenible es el reto que nos ofrece el nuevo paradigma de la post-pandemia que anticipa una alternativa del modelo productivo. Esto implica un desarrollo económico responsable con el menor impacto posible sobre el medio ambiente y el máximo aprovechamiento de los recursos económicos, sociales, culturales y naturales. En este escenario, las necesidades de los visitantes tienen que ir en equilibrio con las de la población y el entorno para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

Según los datos aportados por la Seguridad Social, este sector representaba más del 13% del empleo, un dato que muestra que miles de personas se dedican al turismo. Además, refleja la importancia de ampliar el plazo de las actividades económicas para que todos los agentes se beneficien con oportunidades de empleo estable y la obtención de ingresos y servicios destinados a los ciudadanos que habitan en los lugares turísticos.

Para cumplir con estas metas, los beneficios que se generan tienen que reducir las desigualdades.

Turismo sí, pero ¿A qué precio?

La conservación de la biodiversidad, el bienestar social y la seguridad económica de los países que nos acogen en vacaciones, son claves para reducir también los efectos del cambio climático.

Bajo este contexto, es urgente una estrategia en el turismo para “transformar y modernizar el sector turístico en España” como recoge el componente 14 integrado en el Plan de Recuperación llamado “Plan de modernización y competitividad del sector turístico”.

Los ámbitos de actuación que define el Gobierno en esta hoja de ruta son:

– La transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad.

– Un programa de digitalización e inteligencia para destinos y sector turístico.

– Estrategias de resiliencia turística para territorios extrapeninsulares.

– Actuaciones especiales en el ámbito de la competitividad.

Alcanzar estos objetivos costará 3.400 millones de euros que, además de transformar y adaptar el turismo hacia la sostenibilidad, servirán para incrementar la competitividad y resiliencia de esta industria que más riqueza genera a la economía española.

Contacte

Si desea ponerse en contacto con nosotros, envíenos un mensaje y le contestaremos lo antes posible.